dichosos

dichosos los que no pueden mirar, no oyen lo que yo.
dichosos los que no pueden oír, no ven lo que veo yo.
dichosos los que no pueden tocar lo que yo puedo oler.
dichosos los que no pueden sentir y no tienen corazón.

me canso de decir que no es verdad tú no eres como yo
no quiero ser un hombre nada más sin furia y sin valor…

dignidad para vivir, para resistir, para crecer.
dignidad para vivir, para resistir, para crecer.

venid los explotados para ver sufrir al explotador.
salid los perseguidos a perseguir a quien os persiguió.
que gire el mundo entero de una vez para vernos mejor.
montad en cólera y gritad lo que haga falta hoy.

casi me convenciste para ser un tipo como tú:
ni espíritu, ni alma, ni temo; todo puesto para ti.
que salga a la calle a mendigar cariño el que no dio.

dignidad para vivir, para resistir, para crecer.
dignidad para vivir, para resistir, para crecer.

se pesará el odio y se dará lo mismo que entregó.
habrá que aprender a acariciar a una escuela de calor.

ya casi me conformo con no ver puesto el televisor.
con no comprarme lo que digas tu que lo quieres vender.

dignidad para vivir, para resistir, para crecer.
dignidad para vivir, para resistir, para crecer.
dignidad para vivir, para resistir, para crecer.
dignidad para vivir, para resistir, para crecer.

t4

no te preocupa, aunque sí te intriga.
maletas que encierran mil almas y heridas.
billetes de vuelta, billetes de vida
éste es mi cobijo, mi aleph, mi guarida.

donde surgen los sueños y fracasan los miedos.

entre huesos de acero y cristal
vientos y tormentas bailan con el rumbo y el azar.
tus ojos de espejo me hablarán
lágrimas redondas, lágrimas de azúcar y de sal.

en casa y de viaje a la vez, la miel y la herida.
yo sé que despegaré contigo algún día.
la t4 nos verá partir a destinos que el destino finja,
a pasillos de nuevo vacíos hacia la salida.

donde surgen los sueños y fracasan los miedos.

entre huesos de acero y cristal
vientos y tormentas bailan con el rumbo y el azar.
tus ojos de espejo me hablarán
lágrimas redondas, lágrimas de azúcar y de sal.

simplemente es fuego y un poco de intriga.
suplicas más juegos sin habla, sin prisa.
tarjetas de paso, peajes de ida.
éste es mi cobijo, mi aleph, mi guarida.

donde surgen los sueños y fracasan los miedos.

entre huesos de acero y cristal
vientos y tormentas bailan con el rumbo y el azar.
tus ojos de espejo me hablarán
lágrimas redondas, lágrimas de azúcar y de sal.

y en este mismo instante
puede ser verdad.

hace falta poco

subiremos esta cuesta aunque nos cueste hacerlo.
bajaremos a sabiendas que no volverá a ser.
lo que fue un paraíso ahora es desierto.
lo que fueron risas son llantos sin fin.

cruzaremos al otro lado sin enterarnos.
viviremos el naufragio y será así.
comeremos lo que sobre a nuestro lado,
pero encontraremos la forma de ser feliz.

y aunque el tiempo no esté de nuestro lado,
y aunque siga lloviendo sin florecer,
llegará un día en que nos sentiremos libres
y volverá a crecer la hierba a nuestros pies.

ahora que lo que nos sobra es el tiempo
cuéntame otra vez cómo te fue.
llevábamos tanto, tanto tiempo sin vernos
que me alegra oír tu voz otra vez.

y aunque el tiempo no esté de nuestro lado,
y aunque siga lloviendo sin florecer,
llegará un día en que nos sentiremos libres
y volverá a crecer la hierba a nuestros pies.

eran buenos tiempos, días de vino y amor.
entre bambalinas nos amábamos tú y yo.
eran buenos tiempos, días de vino y amor.
entre bambalinas nos amábamos tú y yo.

y aunque el tiempo no esté de nuestro lado,
y aunque siga lloviendo sin florecer,
llegará un día en que nos sentiremos libres
y volverá a crecer la hierba a nuestros pies

y aunque el tiempo no esté de nuestro lado.

déjame

déjame olvidar mi único recuerdo,
déjame soñar ahora que estoy cuerdo.

déjame salir, déjame vivir,
déjame sentir cada día, la vida se me va.

vivo entre tus dedos, se me funden los recuerdos,
vivo detrás de una lona gris.
vivo entre tus dedos, se me funden los recuerdos,
vivo detrás de una lona gris.

quiero pasear por tu vida entera,
caminar sin más, andar por tus recuerdos

hacerte sentir, hacerte feliz,
verte cómo sientes la ilusión de tu nuevo caminar.

vivo entre tus dedos, se me funden los recuerdos,
vivo detrás de una lona gris.
vivo entre tus dedos, se me funden los recuerdos,
vivo detrás de una lona gris.

déjame olvidar mi único recuerdo,
déjame soñar ahora que estoy cuerdo.

una vida sencilla

viejas banderas rotas por la sangre y la espera
por las ganas de vivir, por las ganas de morir,
por los hombres que han dejado de existir,
por los hombres que han dejado de existir.
viejos lobos sedientos de la sangre derramada,
por los tiempos que no son, por los tiempos que vendrán
y podemos arreglárnoslas sin ti, y podemos arreglárnoslas sin ti.

y podemos sernos fiel y no tenemos que huir
y podemos encontrarnos y abrazarnos y cantar un himno fiel, un himno fiel, un himno fiel.
y podemos sernos fiel y no tenemos que huir
y podemos encontrarnos y abrazarnos y cantar un himno fiel.

ya se pasó el invierno y ha vuelto de nuevo el sol
cantan en los suburbios y en las barras de madrid
he vuelto a casa a descansar, volver a casa y descansar.
tanto tiempo sin verte y ahora estoy de nuevo aquí
con tu carita de ángel y tus ganas de vivir.
ya me cansé de disparar, me atrincheré, ahora da igual.

y podemos sernos fiel y no tenemos que huir
y podemos encontrarnos y abrazarnos y cantar un himno fiel, un himno fiel, un himno fiel.
y podemos sernos fiel y no tenemos que huir
y podemos encontrarnos y abrazarnos y cantar un himno fiel.

deja que pase el tiempo recluidos en madrid
una vida sencilla en tus brazos junto a ti.
deja que pase el tiempo recluidos en madrid
una vida sencilla, ya no tenemos que huir.

y podemos sernos fiel y no tenemos que huir
y podemos encontrarnos y abrazarnos y cantar.

ya es primavera

salió a correr una mañana
por las ruinas de un mundo en ruinas
encontró una flor rara
del color de la sangre derramada
bordeando la antigua ciudad perdida.

del color de la sangre derramada
que ha manchado tu carne, tus perlas, tu cara.

sólo quedamos unos pocos
que respiramos aire viciado
y comemos viejas latas de conserva.

y salimos por la noche para no ser vistos
al abrigo de las sombras escondidos.

del color de la sangre derramada
que ha manchado tu carne, tus perlas, tu cara.

…me acompañan algunos amigos
que son la esperanza del mundo.
¡cómo recuerdo tu cuerpo en este agujero!

del color de la sangre derramada
que ha manchado tu carne, tus perlas, tu cara.

hoy ha salido el sol.

chatarrero del amor

dónde te pierdes dime todos los días
vas recogiendo por la calle lo que te tiran
chatarrero del amor a sangre y fuego
te vas olvidando del dolor y de tu credo.

de una lata y de un cartón viniste al mundo
a recoger la enfermedad y el mal ajeno
a olvidarte de ti mismo y de lo tuyo
chatarrero del amor murió tu orgullo.

dispuesto estás a perseguir tu viejo sueño
no te cansas de decir que eres tu dueño
en tu garganta se escuchan todas las voces
las chicas se mueren por sentir que tú las roces.

olvidaron el respeto y la grandeza
la compasión, el amor y la grandeza
rodeados de chatarra, basura y barro
ni honradez ni dignidad, todo era falso.

dispuesto estás a perseguir tu viejo sueño
no te cansas de decir que eres tu dueño
en tu garganta se escuchan todas las voces
las chicas se mueren por sentir que tú las roces.

chatarrero del amor
chatarrero del amor
chatarrero del amor
a sangre y fuego
a sangre y fuego.

75 pesetas

como el ángel que ha caído en la contradicción de no saber si sí o si no,
es preciso recobrar el tiempo de la revolución de las flores y el amor.
acurrucados aquí entre el cielo y el mar ya no hay nada que decir.
pero es tiempo de volver que está de nuevo el sol saliendo para ti.

sé que no volverá, sé que no volverá el tiempo que pasó,
ahora da igual… sé que no volverá tampoco para mí.

y de pronto al pensar, al mirar las viejas fotos me acuerdo de ti,
con ese jersey a rayas y con la melena al viento y tus ganas de vivir.
una botella y una flor, los ojos que no quieren ver lo que va a suceder,
por las calles escuchar, en los bares recoger lo que nos quieran invitar.

sé que no volverá, sé que no volverá el tiempo que pasó,
ahora da igual… sé que no volverá tampoco para mí.

setenta y cinco pesetas es suficiente para mí,
con este sueldo yo soy rico puedo vivir siempre así.
me da incluso para invitarte, para salir por ahí.
nunca he tenido dinero y me siento tan feliz.
si tú quieres yo te espero y vamos a mi jardín,
planearemos una revuelta, pegatinas… ¡qué naíf!…
ya sabes que yo te quiero, no puedo vivir sin ti.

acurrucados aquí entre el cielo y el mar ya no hay nada que decir.

a 3 metros del suelo

una tormenta en la orilla del cielo me hace pensar, reinvento.
qué es lo que oigo en la radio, qué veo, esto está mal.
lluvias de fuego, batallas de hielo, la sociedad. me miento.
y una canción que se pierde en intentos de hacer soñar.

puedo volar, por encima del aire que respiras

tierra envenenada de mentiras.
luces de colores que me hacen soñar.
tierra envenenada de mentiras.
luces de colores que me hacen soñar.

veo a lo lejos la torre maciza de una ciudad, perdida.
busco el camino, no encuentro mi sitio, lo cerrarán.
una palabra perdida en la hierba me hará soñar, de nuevo.
mil y una ideas caídas de dentro me ayudarán.

puedo volar, por encima del aire que respiras

tierra envenenada de mentiras.
luces de colores que me hacen soñar.
tierra envenenada de mentiras.
luces de colores que me hacen soñar.

…que me hacen soñar a 3 metros del suelo donde pisas

tierra envenenada de mentiras.
luces de colores que me hacen soñar.
tierra envenenada de mentiras.
luces de colores que me hacen soñar.

anestesia

el bisturí con rigor corta la carne,
la aja y la repara sin cesar.
encuentra sin dudar algún resquicio
para dejarla respirar.

siento que tu cara no es la misma,
ha sido reparada sin cesar.

pincha la burbuja que se hincha
para volver a comenzar.
crece mi alma cuando creces
se empapa de tu sangre y tu dolor

soy el confesor de tus mentiras,
remiendo el dolor de tus heridas.
pero al volver de ese otro lado
encuentro mármol frío en tus abrazos.

y ahora cada vez estás más guapa
vivo de tu viento y de tu mal.
amo lo que vive en lo profundo.
siento que me mueves, nada más.

soy el confesor de tus mentiras,
remiendo el dolor de tus heridas.
pero al volver de ese otro lado
encuentro mármol frío en tus abrazos.

sólo quiero que estés agradecida
a esas manos mías que te dieron…

nunca pensé que sería capaz de darte
esa mirada que me destruiría.

lenguas, libros, mujeres

huyó de casa deprisa, buscando lo que no había tenido,
después de mucho haber leído
sin encontrar nada.
se alistó como soldado
y anduvo por pueblos aislados.
conoció el amor a su lado

descubrió que nada había perdido.
aprendió mil lenguajes dormidos.
apreció mil sabores nuevos a su lado.

miles de pasos dieron
escapando de lo que creyeron
que para ellos no había sido, lo esperado.
vieron paraísos extraños,
lugares en los que nadie había puesto los pies algún día.

descubrió que nada había perdido.
aprendió mil lenguajes dormidos.
apreció mil sabores nuevos a su lado.

vientos dulces y salados dejaron su pelo mojado.
sin mirar nunca atrás continuaron.
y después de mucho tiempo volvieron
más libres, más pobres, más ricos,
más valientes, más ebrios, más humanos.

descubrió que nada había perdido.
aprendió mil lenguajes dormidos.
apreció mil sabores nuevos a su lado.

descorcharon botellas de vino que bebieron en tabernas
de los puertos sin abrigo donde fondearon.

pellizcos amargos

hoy comienza una historia que ha acabado ya.
tantos años sin luces, maldita realidad.
y las sombras te empujan, ya no hay marcha atrás.
porque no hay un principio, pero sí hay un final.

hay más verdad en tu mentira
y más calor en tu verdad
que pellizcos amargos que tiene la vida.

te soñé en el tumulto de sábanas rotas.
te busqué entre ruinas de un último compás.
te encontré tras la reja de un balcón herido.
te perdí una vez, y otra, y mil veces más.

hay más verdad en tu mentira
y más calor en tu verdad
que pellizcos amargos que tiene la vida.

hay más olvido en tu recuerdo
y más poema en olvidar
que pellizcos amargos que tiene la vida.

que pellizcos amargos que tiene la vida.
que pellizcos amargos que tiene la vida.
que pellizcos amargos que tiene la vida.
que pellizcos amargos que tiene la vida.

dichosos

una vida sencilla

déjame

a 3 metros del suelo

ya es primavera

pellizcos amargos

aleph

(2012)

Juan Carlos López Encinas (Jimmy): voz, guitarra eléctrica y acústica.
Pepe Lomo: guitarra eléctrica, guitarra acústica y voces.
Damián Peña: bajo, teclados y voces.
Hernán Sosa: batería.

De Salamanca a Madrid enero, febrero, marzo y abril de 2012.

Todos los temas compuestos por baden bah!

Grabado por Manuel Colmenero y Javibu Carretero en los estudios Sonobox de Madrid.
Teclados adicionales: Javibu Carretero.
Mezclado por Manuel Colmenero en Sonobox.
Masterizado por Manuel Colmenero en Sonobox.
Producido por Manuel Colmenero y Javibu Carretero.
Cómplice de producción: Marta San Román.
Productor ejecutivo: Pepe Lomo.

Artes de portada, contraportada, libreto y fotografías: Rafa Sendín.
Portada, obra de Rafa Sedín “L’origine du monde” – Gustave Courbet (1866) Touch.
2012. 55 x 46 cm. Impresión sobre papel baritado Ilford.

Gracias a los siguientes mecenas que, con su aportación, han hecho posible esta obra ayudando a que la música y la cultura griten fuerte en estos tiempos convulsos que, en el año 2012, estamos viviendo: Ovidio Ramón, Pedro Castilla, Saúl Tagarro, Distribuciones Papiro, Cristina Carasa, Carlos Dávila, Jota y Teresa, Gloria Núñez y Javi Ramos, Nuria González, Los Amomos, Eva y Chan López, Marta San Román, Javier Díaz, Cristina Lomo, Edu G., Ramón y Sara, Javi Valladares y Gritos, Rafa Sendín, Raquel González, Amparo, M.A. Gómez Castaño, Nicolás Peña Steffen, Felipe Peña, Fernando Martínez Blanco, Manrique y Ana, Alberto Sánchez Patrocinio, Enrique Tapia Ruano, José Luis Bizarro, Antonio Pereda, Lauriñigo, Blanca Fernández, Cristina, Lidia Zubia y José y Pablo Lomo Prieto.

Y gracias a Pedro Moliner por dejarnos su batería, a Carlos Lorenzo por fabricar la telecaster y a Jorge Senosiain por su trompeta.